martes, 11 de diciembre de 2012

Perdido en las cartografías del "Caixa"

caixaforum, Caixa, cartografías

Visitar el CaixaForum de Madrid es una experiencia pirata más que recomendable.
Me encanta bajarme en el metro de Banco de España y caminar por el Paseo del Prado hasta llegar al impresionante edificio del CaixaForum, esquivando guiris, puestitos de souvenirs, manifestaciones, policías con cara de perro (¿tienen otra?) y a la vez coleccionando  flyers de restaurantes  de menú  de buffet libre

 “CartografíasContemporánea, un dibujo del pensamiento” es una de las exposiciones, cortesía de los hipotecados de la Caixa,  que estos días podemos visitar en sus entrañas.
Bajo un título tan sugerente, yo,  un enamorado de los mapas, no he podido dejar pasar la ocasión de visitarla.

Comencé la exposición chupándome los dedos de emoción. ¡Plas! De repente me encuentro ante narración  ligera, fluida,  con un planteamiento y una presentación bastante atractiva. Cojonudo, me dije, esto promete.
Comenzamos con una reflexión sobre la necesidad humana de reducir y simplificar todo a números, coordenadas y trazos abstractos que acaban conformando los mapas (físicos, psíquicos, políticos, etc) donde nos movemos, o eso creemos (¡bien!)
Temas  tan candentes, como el problema palestino, los imperios, la guerra yugoslava, los nacionalismos, etc, van siendo planteados  de una forma elegante, como solo el arte puede hacer.

Y sin embargo conforme la exposición se va desarrollando, acaba cojeando, se tambalea, pero no por falta de información, si no todo lo contrario. La petan, la saturan.
¿Cómo? “…cartografías de espacios físicos y mentales que generan nuevos significantes y reflexiones sobre los distintos tipos de espacios (heterotopías, utopías, invisibles o virtuales)”
Cojonudo pretexto  y paja mental retórica para decir  que van a meter en la exposición todo  lo que les salga del artístico escroto del comisariado.

Efectivamente. Flipando con las obras de  Artur Barrio, Michael Druks o RivaneNeuenschwander  y disfrutando con CristinaLucas ó el elegante y brutal 9am-5pm de  Ed Ruscha,  llega el momento del bocadillo de polvorón: se me atasca la expo.
Comienzo a notar una indigestión por sobreinformación, que me satura  y me estriñe intelectualmente. 


Artur Barrio,
Uma faca lançada de um ponto qualquer de Portugal sobre um ponto não qualquer da Europa


 


Un planteamiento tan interesante es echado a perder por lo que parece un burdo intento dotar a la exposición de cierto “peso” al incluir  en la misma  a los grandes dinosaurios del arte. A mi parecer, totalmente prescindibles,  por estar fuera de lugar, obras como  un Yves Klein, una de las maletas de mi queridísimo Duchamp ó un truño gráfico Paul Klee (entre otros)
Señores, considerar una performance del gran Klein como “cartografía actuada” me suena más a calzador que a otra cosa.

Lo triste es que de paso han obviando facetas tan interesantes como  las propuestas artísticas que hay sobre el google maps o incluso las redes sociales del inabarcable internet.

El resultado final es una exposición que si bien es muy recomendable por el planteamiento original y por  la cantidad y calidad de muchas de las obras, se queda en un poco en anécdota de lo que podía haber sido y no fue.
Como diría Matías Prats “vaya, parece que en esta exposición de cartografía alguien perdió el Nooorteee”