miércoles, 8 de abril de 2015

La bestia y el engendro del poder

Pasados los excesos de la Semana Santa y acomodados de nuevo en la rutina , me gustaría comentar un poco la polemiquilla del MACBA del mes de marzo. Sí, efectivamente, os hablo de la obra censurada sobre el rey Juan Carlos.

Por si no os acordáis os pongo rápidamente en situación.
El Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (aka MACBA) inauguró el pasado mes, una exposición (coproducción con la Wüttemberg Kunstverein de Sttugart y el apoyo de Kultusiftung des Bundes) llamada "La Bèstia i el Sobirà" ("la Bestia y el Soberano") que exploraba "cómo las prácticas artísticas contemporáneas cuestionan y deshacen la definición de soberanía política". Toma ya.

"MACBA","Juan Carlos","la Bèstia i el Sobirà","censura","polémica","Bartomeu Marí","Ines Doujak"
La polémica obra censurada, Haute couture 04 Transport (“Alta costura 04 Transporte”), cutre como pocas (foto de El País)
 Así que , cuando van a inaugurar la muestra ¡zasca! la peña se da de bruces con una escultura (muy cutre, todo hay que decirlo) del rey Juancar, vomitando sobre unos cascos de guerra de las SS, siendo sodomizado por una sindicalista indígena (Domotila Barrios de Chúngara) , que a la vez es sodomizada por un perro pastor alemán. La obra,según su autora, la artista austriaca Ines Doujak  "juega a subvertir las relaciones de poder y que representa todas las formas de explotación"


"MACBA","Juan Carlos","la Bèstia i el Sobirà","censura","polémica","Bartomeu Marí","Ines Doujak"
Bartomeu Marí, el dire del MACBA

Total que ante semejante visión la cosa se pone chunga, el director del museo, Bartomeu Marí, se pone tó loco y dice que los comisarios (Paul B. Preciados, Valentín Roma, Hans D. Christ e Iris Dressler ) se han pasado tres pueblos, y que por desavanencias y blablablá clausura la expo.
Los comisarios contestan que nanai,  le llaman algo así como "chulito prepotente" y se lía muy parda.
El director "que si dimito, que si no", los políticos "que si libertad de expresión que si no" o "que la ofensa no es libertad, y el mal gusto tampoco", el museo "que si abro, que si cierro"...y los artistas viendo las hostias volar hacia todas partes temiendo que alguna les caiga.
Al final el museo abre sus puertas , el dire dimite y cesan a dos comisarios. La muestra se peta, la polémica es la mejor publicidad.

Creo que el arte debe ser libre, sin restricciones, por poco que nos guste es una forma de opinar ¿qué hubiese pasado si los bocachanclas de turno hubiesen dejado que la muestra fluyera a su antojo desde un inicio?
Probablemente nada y la obra de nuestra amiga Ines hubiese pasado sin pena ni gloria. Si ya la obra es cutre en sí misma (un trabajo digno de un alumno de primero de carrera) más cutre es aún intentar silenciarla mediante la censura. 
La ingerencia del poder en la cultura la vacía de contenido y crea monstruos. O como en este caso, engendros de escultura.
Feliz día amiguetes!