martes, 27 de noviembre de 2012

En la ROOM ART FAIR

Room Art Fair, le frère, galerías, arte emergente


Crónica de un fallido moderno perdido en el Hotel Praktik


Como algunos ya sabréis este pasado fin de semana se ha celebrado en Madrid el segundo Room Art Fair (RAF) , que, para quien no lo sepa es una muestra de arte joven, orientada a que las galerías más atrevidas y valientes (las que más apuestan por los nuevos talentos) puedan participar.
¿Que qué tiene de nuevo? Pues de momento el formato. Sabido es ya que la nueva tendencia expositora está apostando por un concepto de “feria-compresa”: pequeña,  compacta, accesible, de  bolsillo, se usa y no se nota ni traspasa

Así que me digo: ¡Coño!  ¿por 3 euros?¿cómo perdérmelo?- Ni corto ni perezoso, ni largo ni espabilado (es lo que tiene saber estar en todo momento) me lancé al “eventeo” para conocer y disfrutar  las nuevas propuestas.

Lo primero que me llamó la atención fue la ubicación de la RAF: el Hotel Praktik, en plena calle de la Montera, la vía de la prostitución callejera por antonomasia de Madrid.-¡Ostias que fino hilan estos jodíos!- fue lo primero que pensé- ok, man, tranquilo, no te apantalles, son buenos de verdad!

Pasado el batiburrillo inicial de la entrada  me dirijo al zagal del mostrador que me indica con empalagosa y afectada voz (y pronunciando las “oes” como “aes”)  que con la entrada  “tienes derecha a una consumiciáaannn” ¡Toma y encima con copazo y todo!

Ya me las prometía yo muy felices cuando de repente, al llegar la hall y comenzar la expo…  ¡Zas, en toda la boca! NADIE ME AVISÓ QUE HABÍA QUE VENIR CON DISFRAZ!
Demasiado tarde. Horrorizado  veo que todo el mundo gira sus “enfoulados” cuellos y  me miran hostiles a través de enormes vitrinas empastadas de tamaño XXL (que los más atrevidos llamarán gafas)  mientras me  señalan al estridente  grito de  ¡MAAAAAINSTREEEAAAAAMM!!

¡Joooder, error fatal,  había olvidado que los hipsters acuden a estos eventos atraídos como las moscas a la mierda!
Aterrado observo mi atuendo (¡¡ el pantalón no es lo suficientemente pitillo, ni tampoco llevo bigote!!) mientras el carnavalesco público está a punto de agredirme verbalmente.
En el último instante encuentro, hurgando en lo más profundo de los bolsillo, la nariz roja de payaso (que siempre guardo para estos momentos) y rápidamente me la puse conjurando así el peligro.

Pasado el susto inicial y camuflado tras mi nariz falsa comienzo a recorrer las sucesivas salas del lugar. Los pasillos estrechos y la acumulación de gente y de obras en las habitaciones, hace que el tránsito sea a veces lento y complicado. El concepto de la RAF es bueno pero creo que habría que darle otra vuelta de tuerca.

Mientras avanzo por el intrincado laberinto de personas y obras de arte alguien comenta sobre mi cuello algo que creo que hacía referencia a Frank de la jungla o a algún documental cultural sobre animales,  pues palabras como “víbora”, "perra" y “zorra” se alternaban repetidamente

Respecto a la feria, como en toda feria de arte que se precie, hay de todo. Es como ir al baño en un hotel de diseño: hay cosas alucinantemente buenas, molonas y de calidad, pero cuando se caga,  la mierda huele a mierda, como en todas partes.
A destacar a PAC (Plataforma de Arte Contemporáneo) por su buen rollo  y trabajo y  a galerías como la de El Arte de lo Imposible de Gijón, por su frescura, atrevimiento y valentía, a la par que majetes.

¿La experiencia? positiva en general, muy recomendable para conocer todo lo que se está moviendo en el arte emergente. Pero un consejo os doy chicos y chicas, amantes del arte en general  : para ser un buen espectador no hace falta ser un mamón y para ser un buen mamón tampoco hace falta disfrazarse de ello.

Un beso,

le frére