lunes, 7 de abril de 2014

A nadie le amarga un Duce

"IL DUCE", "DICTADOR", "Germán Coppini", "Golpes Bajos", "Movida", "Nini", "aforado"

"Malos tiempos para la lírica", cantaba el malogrado Germán Coppini allá por los 80, en plena efervescencia de la "Movida Madrileña", "malos tiempos para la épica" podríamos tararear perfectamente ahora.
Somos tan chulos que pasamos de la generación NINI  (ni trabaja ni estudia) a la SIN-SIN (sin trabajo, sin derechos, sin futuro) y aquí no pasa nada.
Llega la primavera y nos arrulla con noticias de vandalismo ciudadano mientras los responsables del país atropellan motos de policía o se descargan la nueva aplicación de "aforado" en sus smartphones constitucionales.
Malos tiempos para la cultura, malos tiempos para expresarse en libertad, malos tiempos para ser mujer ...pero tranquilos, llegará la Semana Santa y nos flagelaremos por ustedes al paso de la Virgen María poniendo los ojos blancos de éxtasis.
Yo, mientras tanto, idiota como soy, sigo creyendo en la épica y a pesar de la criogénesis explosiva conservadora que nos anquilosa la voluntad, aprovecho de vez en cuando para endulzarme la vida con un mordisco de esperanza y me trago a un déspota...porque ¿a quién no le amarga un DUCE?