jueves, 10 de abril de 2014

Los hijos de Putin

 Dicen que el secreto de un buen retrato está en la mirada. En los ojos. Captar un destello, una forma determinada de enarcar las cejas, de entre cerrar las pestañas, de arrugar la frente mientras se habla.
Enfado, sorpresa, alegría, tristeza...los ojos reflejan el estado de ánimo y en la mirada se esconde la denuncia de una mentira. Somos lo que miramos y también somos como lo miramos.
Y Putin tiene una forma de mirar efervescente. Efervescente, sí, ácida, corrosiva, como un proceso químico que deshace y burbujea cualquier esperanza sólida de cambio o democracia en su país o en los de su entorno.

"Vladímir Putin", "retrato", "Rusia", "Ucrania", "papel higiénico", "papel de baño", "bolígrafo", "ojos"

"Vladímir Putin", "retrato", "Rusia", "Ucrania", "papel higiénico", "papel de baño", "bolígrafo", "ojos"

Por eso he comenzado a bocetar a bolígrafo estos ojitos glaucos de cordero degollado que corresponden al susodicho personaje. Efectivamente amiguetes, Vladímir Putin acaba de ser nominado para a ser  retratado en papel higiénico y formar parte de esa élite exclusiva que caracteriza a los líderes de mierda.
De momento son los ojos de Putin ¿quién sabe lo que saldrá?
Un saludo a todos sus seguidores (los grandes hijos de Putin) y feliz día , seguiremos informando.